Las 5 tendencias de belleza que triunfarán este otoño

El otoño es una estación en la que nuestra piel se regenera por sí misma y necesita muchos cuidados e hidratación para recuperarse tras las agresiones a las que nos hemos sometido en verano y para prepararse de forma adecuada para el frío del invierno.

La belleza evoluciona al ritmo de los like. Sin embargo, existen corrientes estéticas que se mantienen por ser imperecederas y otras que no duran más que un suspiro.

Sin embargo, la prudencia sigue siendo el mejor consejo de belleza, la tendencia más segura y por la que apuestan los grandes profesionales en los centros de estética. Tras dos años duros, que han dejado marcados nuestros rostros, parece que el otoño trae una corriente de frescura a nuestras vidas. Una frescura que nos libera del ya más que asumido maskné (el acné que resulta del uso continuado de mascarilla), que se ha convertido en uno de los casos más tratado post-pandemia en consultas de dermatología y centros de belleza. Sin embargo, hemos sabido combatirlo y se han desarrollando tratamientos potentes en efectividad y continuidad.

1. Rostros oxigenados

Un rostro fresco, limpio, oxigenado se ha convertido en un bello signo de serenidad en tiempos de prisas y problemas. Para que el rostro vuelva a oxigenarse, hay tratamientos de peeling específicos como el JetPeel, ducha de oxígeno personalizada que “pule” el rostro y aporta vitaminas en función de las necesidades de la piel.

También muy utiles para oxigenar la piel, son las cremas que ayudan a limpiar el poro y a hidratar en profundidad. Como la linea cosmética unisex Skin Regimen de Comfort Zone, que apoyan un ideal de belleza sostenible, uniendo lo bello y lo bueno. Quizás de ahí nos hemos familiarizado con el skin fasting, o lo que conocemos como ayuno en la piel: utilicemos pocos productos y buenos, mejor calidad que cantidad y dejemos que nuestra rutina cosmética quede en manos de la cosmética profesional.

2. Piel bonita, sana, perfecta…

Otro de los grandes tratamientos en salones de estética para este otoño, y que se cimenta en lo dicho anteriormente, es tratar la piel con láser fraccionado combinado con mesoterapia, ácido hialurónico y cóctel de vitaminas que incluye nutrientes y minerales para revitalizar el rostro.
Buscamos una piel bonita, cuasi perfecta, que nos motive emocionalmente porque, no nos engañemos, vernos bien nos estimula para mantener una actitud positiva y segura. No inventamos nada diciendo esto, pero la belleza además de ser un arma de seducción hacia otros, también lo es hacia nosotros mismos.

3. ¿El rey constante? El ácido hialurónico

No falla, pero siempre en manos expertas. La combinación de aparatología específica con ácido hialurónico potencia los efectos del lifting sin cirugía que se realiza con ultrasonidos para compactar la piel del cuello, eleva pómulos, remodela óvalo facial y mejora las líneas de expresión y arrugas.
No se busca el efecto inmediato, pero si prevenir el envejecimiento a largo plazo.

Además, el ácido hialurónico alcanza cuotas muy altas para recuperar volúmenes, por ejemplo, en las ojeras, que es uno de los grandes problemas que se plantean en las consultas de estética y centros de belleza.

4. El diagnóstico personalizado

Sin duda, el paso más importante en todo proceso que se realice en cualquier centro de estética y belleza. Hoy en día existen numerosos aparatos que nos ayudan a realizar un diagnóstico de la piel, pero es una obligación que dicho proceso sea consensuado con expertos preparados para ello.

Ninguna piel es igual que otra, y ningún tratamiento es válido para todo el mundo.

Personalizar los tratamientos es una obligación, una forma de entender el cuidado y la precaución porque en el salón de belleza buscamos sentirnos atendidos como nunca, queremos sentir credibilidad hacia quien nos recomienda una serie de pasos a seguir para mejorar nuestro aspecto en el dia a dia, porque ahora entendemos que repercute en nuestro estado emocional.

5. Spas urbanos

Experiencias. Buscamos vivir momentos que se queden en nuestra memoria (y en nuestro Instagram), pero queremos que sean singulares, no queremos un otoño muy marcado por las multitudes. Buscamos templanza, algo que la belleza personalizada nos aporta.

Los spa urbanos son un oasis en medio de la locura de la ciudad. Una experiencia de relajación profunda, que consigue restaurar la armonía interior mediante un viaje sensorial y nos ayuda a conectar tanto emocional como físicamente.

Recordar que el otoño es una estación ideal para someternos a un proceso intenso de exfoliación e hidratación corporal que nos deje la piel perfecta y preparada para el frío.


Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *