FLOWER BEAUTY: la cosmética floral que te va a seducir

Las flores, con sus exquisitos aromas, se han convertido en la nueva apuesta cosmética que arrasa en el mundo de la belleza al contar con numerosas fans, amantes de la naturaleza y convencidas de sus maravillosos efectos en el bienestar de nuestra piel.

Difícilmente existe un lanzamiento cosmético para cuidar y tratar la piel que no incluya una o varias flores como ingrediente principal de su fórmula. Esta nueva revolución floral, consiste en que, gracias a constantes e innovadores estudios científicos, se ha podido investigar profundamente todas sus propiedades. No se trata de coger unos pétalos, machacarlos y hacerte una crema artesanal o macerar unas ramas u hojas para extraer un líquido que luego te pases por la cara con un algodón. Estamos hablando de ciencia y estudios clínicos de última generación, que demuestran cada día las fabulosas propiedades cosméticas que tienen las flores para enaltecer nuestra belleza

El hecho es que, por sus demostradas propiedades cosméticas, las flores se convierten en unas perfectas aliadas para cuidar la piel. Cada flor es seleccionada por sus singulares características, para que de lo mejor de sí misma, por lo que una sabia combinación, como si fuera un ramo floral, permite crear tratamientos con diferentes beneficios.

Flores para la piel

Estos tesoros de la Naturaleza aportan múltiples beneficios para el cuidado de la piel. La mayoría de las flores tienen propiedades antioxidantes, hidratantes, descongestivas, astringentes y antiinflamatorias.

La aplicación de diferentes aceites esenciales y cosméticos con base de flores consigue que se pueda revelar una piel más suave, flexible, jugosa, aterciopelada y luminosa. Conoce las virtudes de las principales flores con sus aplicaciones en cosmética:

Rosa

Esta flor es considerada como la ‘reina beauty’, es muy apreciada en cosmética y casi inevitable en perfumería. Las más populares en este tipo de terapias florales son:

Rosa damascena (conocida como rosa búlgara o de Alejandría), que se utiliza en productos hidratantes, relajantes, calmantes y antiinflamatorios; el aceite esencial de rosa búlgara, que es uno de los considerados más efectivos por sus propiedades y se usa en tratamientos de infecciones cutáneas en general y de piel seca. Igualmente; el agua de rosa damascena se encuentra muy presente en tratamientos limpiadores y desmaquillantes. 

Rosa centifolia (rosa de mayo) que, aunque es muy usada en la elaboración de perfumes, también se usa en tónicos, lociones, bálsamos y como aceite esencial por ser muy hidratante y reafirmante, contribuyendo a controlar la aparición de manchas cutáneas. 

Rosa mosqueta o simplemente mosqueta (rosa eglanteria), de sus semillas se extrae un estimado aceite prensado en frío que aporta elasticidad a la piel, contribuyendo a su juventud, con mejor aspecto y más sana. Es especialmente indicada para las estrías. Si quieres tener buena piel, comprueba que tú cosmético contenga esta flor en su composición.

Azafrán

Su acción principal se debe al crocín, elemento de la especia responsable de dar el tono dorado a la comida, cuyas propiedades antioxidantes mejoran el funcionamiento de las células, disminuyen la inflamación y controlan las enzimas responsables de la aparición de las manchas en la piel.

Orquídea

Conocida como ‘la flor de la juventud’, cuenta con más de 30.000 especies en todo el mundo, y todas comparten su longevidad, gracias a que se adaptan a todas las circunstancias. La más reconocida en cosmética en la Imperial, y sus poderes son renovación de las células, producción de las proteínas responsables de la protección del ADN, freno a la aparición de manchas en la piel y luminosidad.

Jazmín

El Jazmín posee un potente antioxidante que corrige los signos de la edad combatiendo los radicales libres. Es súper humectante, y proporciona más elasticidad a la piel. Se utiliza para mejorar el aspecto de las estrías y las cicatrices, como las del acné. Su aceite esencial es apto para tratar todo tipo de pieles, incluso las más delicadas, ya que ayuda a calmar todo tipo de irritaciones tópicas.

Magnolia

Sus flores son muy perfumadas. Su delicado aroma cítrico con un ligero toque de vainilla está en la base de numerosas fragancias femeninas. El aceite destilado de sus hojas se utiliza como aromaterapia para calmar la ansiedad y el estrésSuaviza y calma la piel por lo que es aconsejable su uso después de una exfoliación o depilación. Sus potentes antioxidantes tienen propiedades antiinflamatorias, que ayudarán a disminuir la sensibilidad de la piel, calmándola y limitando las rojeces. Se incluye en muchos productos para blanquear la piel.

Hibiscus

Denominada también como ‘rosa de Jamaica’, sus flores ayudan a retrasar el envejecimiento y actúa contra los radicales libres. Hoy se encuentra en multitud de mascarillas y productos específicos cosméticos. Tiene propiedades antioxidantes, contiene vitaminas y minerales e incluso mucílagos, con alta capacidad para curar la piel de quemaduras y roces.

Lavanda

En la piel el aceite esencial de lavanda destaca por ser un gran regenerador de las células cutáneas. Útil en tratamientos de acné, pieles deshidratadas, y agredidas. Al regenerar los tejidos de la piel, es un rejuvenecedor eliminando piel áspera y rugosa del cuerpo. Es un gran limpiador, ya que arrasa con poros obstruidos y suciedad acumulada en ellos.

Pensamiento 

Recomendable para tratar las pieles sensibles y reactivas. Su alto poder calmante y protector contra la irritación causada por influencias externas como el viento, el clima, la contaminación del aire, etc. Es un ingrediente muy interesante que apoya las funciones naturales de la piel y la mantiene suave y flexible.

Neroli

Su aceite esencial, que se extrae de la flor del naranjo amargo, es muy difícil de extraer y para obtener un kilo de aceite de neroli se necesitan 1.000 kilos de flores. Ello lo convierte en uno de los llamados aceites raros y preciosos. Tiene un alto poder antioxidante, estimula de la regeneración celular y la síntesis de colágeno, tiene actividad venotónica y vasoprotectora. Es inhibidor de la tirosinasa, que evita las manchas marrones en la piel, y regula la pérdida trans-epidérmica de agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *