Saltar al contenido

Los 7 errores más comunes cuando te pintas los labios

chica pintandose los labios de rojo fuerte

Los labios son una de las partes más llamativas del rostro. Y el pintalabios es el mejor aliado cuando queremos resaltarlos y que se vean más sexys.

Aunque parezca fácil pintarse los labios, a veces se cometen pequeños errores que arruinan el resultado final. No exfoliar los labios antes, olvidarte de perfilarlos, no pintar las comisuras… ¿Te suenan? Toma nota de nuestros consejos para no volver a repetir estos errores tan comunes:

1. Olvidarte de exfoliar e hidratar los labios

Si tus labios tienden a secarse, no puedes olvidarte de exfoliarlos e hidratarlos antes de pintárlos. No hay nada más antiestético que unos labios agrietados, con pieles sueltas y restos del color del pintalabios. Es cierto que cuando te aplicas la barra de labios los sentirás humedos, elasticos e hidratados, pero al cabo de un rato notarás de nuevo la sequedad. Para evitar esto, te recomendamos que primero uses un exfoliante labial y luego un bálsamo hidratante. Después de unos minutos, retira el bálsamo sobrante y aplica tu barra de labios.

2. Perfilar los labios con un tono más oscuro que el pintalabios

Hubo un tiempo, allá por los 90, que se puso de moda delinear los labios con un color diferente, casi siempre más oscuro al del pintalabios. Afortunadamente, esas modas quedaron atrás. Elige siempre un perfilador del mismo tono que tu pintalabios.

3. Aplicar el pintalabios fuera del contorno de tu boca

Aunque parezca fácil pintarse los labios, se necesita tiempo y un poco de técnica para pintarlos bien. Si quieres un acabado perfecto y más duradero, tendrás que utilizar en primer lugar un perfilador, que evitará que tu labial se corra. Empieza por el arco de Cupido y no te olvides de llegar hasta el final de la boca, incluyendo las comisuras. Incluso puedes rellenar tus labios con el lápiz, así el color se fijará y durará más. A continuación, aplica el labial con la propia barra de labios o con un pincel, como hacen los maquilladores profesionales.

4. Elegir el tono equivocado para tu color de piel y de pelo

El color de labios puede ser el detalle que marca la diferencia en un look, pero no siempre es fácil elegir el tono que va mejor con tu tono de piel, ojos y cabello. Las pieles claras, por ejemplo, necesitan colores vibrantes que les aporten alegría, mientras que las pieles morenas eligen tonos cálidos que contrasten y armonicen. Pero hay más cosas a tener en cuenta al elegir el color de labios, por ejemplo si lo usaras de dia o de noche. Dejarse llevar por las tendencias no es la mejor opción a la hora de elegir el color del pintalabios. 

5. No tener en cuenta la forma natural de tus labios

Al igual que en el punto anterior, también hay que tener en cuenta la forma de tus labios a la hora de elegir un color. Por ejemplo, los labios carnosos y gruesos o las bocas muy grandes no quedan favorecidos con un pintalabios oscuro, ya que resultarán exagerados. Si tienes los labios finos, conseguirás más volumen si aplicas labiales con acabado gloss. En este post te contamos los trucos para maquillar todo tipo de labios: finos, asimétricos, caídos, gruesos…

6. No realizar retoques durante el día

Aunque hay barras de labios de larga duración, al cabo de unas horas, sobre todo si has comido, bebido o fumado, es inevitable que el color vaya desvaneciendo, y lo peor es que esto no suele ocurrir de forma uniforme. Si quieres que tus labios mantengan su color no te queda más remedio que llevar siempre el pintalabios para poder retocarlos cada cierto tiempo y sobre todo después de comer o de lavarte los dientes.

7. Olvidarte de eliminar el excedente

Cuando hayas acabado de pintarlos, utiliza un pañuelo de papel para retirar el excedente y así evitarás que tus dientes se manchen de pintalabios.

Ahora que ya sabes qué errores no debes cometer, te contamos paso a paso cómo pintarte los labios correctamente para conseguir un acabado perfecto.

Sigue los siguientes pasos para aplicar el labial de forma correcta:

  1. Exfoliar: Puedes usar un exfoliante labial o mezclar un poco de miel y azúcar. Aplica la mezcla con los dedos haciendo pequeños círculos.
  2. Hidratar: Tras la exfoliación (sobretodo si tus labios están agrietados y secos) hidrátalos con un poco de bálsamo labial. Este es un buen ‘tip’ para mantener el color de labios por más tiempo.
  3. Contornear: Perfila tus labios con un tono similar al de tu barra de labios, preferiblemente incluso más claro, pero nunca más oscuro. Puedes crear la forma más favorecedora para tu tipo de labios, o simplemente seguir el contorno.
  4. Aplica el labial: rellena con un pincel o con tu barra de labios favorita, prestando atención al contorno que acabas de crear, desde el centro hacia fuera. Si quieres, puedes aplicar varias capas. También puedes frotar ligeramente los labios entre si para igualar el tono. Elimina el exceso colocando un papel entre los labios y presionándo.
  5. Iluminar: Como toque final para iluminar los labios pintados, puedes añadir un poco de brillo dorado en el centro del labio inferior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.