Saltar al contenido

Sueños lúcidos: 4 consejos para soñar lo que quieras

El contenido de los sueños se puede controlar, sólo hay que ser paciente y seguir unos precisos pasos que te describimos a continuación. La técnica de los sueños lúcidos puede utilizarse de forma terapéutica o en el desarrollo personal.

mujer sueño lucido bajo el agua
Foto de Alice Alinari en Unsplash

El sueño lúcido es aquel en el que eres consciente de estar soñando y puedes controlar lo que sucede. Durante el sueño, los soñadores lúcidos son plenamente conscientes de que están soñando y pueden dar forma a las imágenes del sueño de la manera que deseen.

Las investigaciones sobre el sueño han demostrado que en las personas que dominan los sueños lúcidos, las áreas frontales del cerebro están significativamente más activas durante el sueño REM.

Estas áreas cerebrales son las principales responsables de la valoración crítica y la evaluación de la situación, una señal de que los soñadores son conscientes de forma similar a cuando están despiertos.

En un estudio de 2009, los investigadores descubrieron que los sueños lúcidos suelen producirse hacia el final del ciclo de sueño y pueden describirse como una especie de estado híbrido entre el sueño y la vigilia.

Se llama onironauta a la persona que, al soñar, es consciente de que está soñando y entra en estado de vigilia. Este estado les permite actuar con libre albedrío en el sueño e incluso manipular el sueño con fines recreativos, de experimentación o de entrenamiento en habilidades como el deporte o la música.

La mayoría de las personas experimentan espontáneamente sueños lúcidos en algún momento de su vida (especialmente durante la infancia y la adolescencia). Aunque muchas personas mantienen esta capacidad casi toda la vida, puede sorprenderles saber que no todas las personas poseen este rasgo.

Los onironautas pueden provocar el sueño lúcido, a través de diversos métodos, cuya eficacia varía mucho según la persona y el método.

Onironautas, navegantes de sueños
Foto de Johannes Plenio en Unsplash

Ser el amo y señor de nuestros sueños tiene sus beneficios; los expertos aseguran que son muy útiles para acabar con las pesadillas recurrentes, resolver problemas, practicar habilidades, trabajar la creatividad o simplemente divertirse.

Por ello, te desvelaremos a continuación las técnicas que recomiendan los expertos para ayudarte a soñar lo que quieras y poder controlar tus sueños.

Las investigaciones sugieren que los sueños lúcidos, utilizados terapéuticamente, pueden tener efectos muy positivos en la salud mental del soñador. Las personas que sufren pesadillas regulares y recurrentes pueden utilizar los sueños lúcidos para resolver miedos o traumas subconscientes.

Para las personas que sufren trastorno de estrés postraumático, los sueños lúcidos pueden ser una verdadera ayuda para recuperar la salud emocional y mental. Las personas que sufren de TEPT suelen tener pesadillas recurrentes, y si dominan la técnica del sueño lúcido, pueden superarlas o salir de ellas.

atrapa sueños, pesadillas y malos sueños
Foto de Megan Thomas en Unsplash

Algunas personas que dominan la técnica del sueño lúcido pueden utilizarla para resolver problemas de la vida real, realizar acciones y probar escenarios en tiempo real.

Para algunas personas, el sueño lúcido es un fenómeno natural y espontáneo. Para alcanzar el estado de sueño lúcido, no necesitan nada más que quedarse dormidos.

Los jóvenes tienen sueños lúcidos con mayor frecuencia y regularidad que las personas con cerebros más maduros. Pero incluso las personas que ya no sueñan, o que no recuerdan sus sueños en absoluto, pueden aprender a tener sueños lucidos con algunos trucos que revelamos a continuación.

1. Llama a tu CONSCIENCIA

Para no vivir pasivamente en un sueño, es importante reconocer que se está soñando.

Antes de dormir, prográmate para intervenir y hacer una pregunta en cuanto estés soñando: «¿es esto solo un sueño?». Con esta pregunta, los soñadores pueden despertar su conciencia sin salir del estado onírico e identificar si se encuentran en el mundo real o si estan soñando.

Para tener la oportunidad de hacerte esta pregunta, debes reconocer los signos típicos de los sueños que solo parecen razonables y normales en este estado, pero que son completamente absurdos en cuando estas despierto.

Según explican los expertos, la frecuencia de los sueños lucidos aumenta si se entrena a las personas para detectar los contenidos absurdos de los sueños.

Flotar, volar o moverse con extrema torpeza, como si se caminara a través de una gelatina, son signos clásicos de los sueños. Una vez que los hayas reconocido como tales, puedes preguntarte activamente: «¿Es todo esto solo un sueño?»

2. Llevar un DIARIO DE SUEÑOS

Cuando no recordamos nuestros sueños, es porque hemos dejado de prestarles atención.

Probablemente a ti también te ocurra que, poco después de despertarte, aún puedes recordar con claridad el sueño que acabas de experimentar, pero sólo durante unos minutos, tras los cuales los delicados hilos del sueño parecen haberse disuelto por completo.

Si quieres aprender a dar forma a tus sueños de manera activa, primero debes crear un inventario y hacer un balance de tus propios mundos oníricos. ¿Cómo se supone que vas controlar algo que ni siquiera conoces?

Por eso, lleva un diario de sueños junto a tu cama. Tan pronto como te despiertes, anota todo lo que recuerdes sobre tu sueño.

Al principio, las experiencias oníricas serán muy confusas, inconexas e incompletas. Sin embargo, con el tiempo aprenderás a recordar más detalles.

Una vez que tengas un inventario completo de tu mundo onírico, te resultará más fácil reconocer las señales de que estas soñando para ganar claridad y consciencia de tus sueños.

3. Provoca tus SUEÑOS LÚCIDOS

Los sueños lúcidos suelen producirse durante la fase de sueño REM, es decir, al final del ciclo de sueño. El reino de los sueños lúcidos se encuentra en la frontera entre las fases de sueño y vigilia.

Por lo tanto, puedes desencadenar sueños lúcidos con un sencillo truco:

Programa un despertador para que suene unas cinco horas después de cuando normalmente te quedas dormid@. Si todo va según lo previsto, te despertarás del sueño REM

Quédate despiert@ durante unos minutos, lee unas páginas de tu libro u hojea tu diario de sueños

Si vuelves a dormir ahora, tus posibilidades de tener un sueño lúcido son mucho mayores, ya que tu cerebro activo pasa directamente al sueño REM

4. La practica hace al SOÑADOR

No se aprende a controlar los sueños de la noche a la mañana. Los sueños lúcidos requieren práctica y tiempo. Ten un poco de paciencia contigo mismo y no pierdas la esperanza. A veces se necesitan varias semanas o incluso meses antes de lograr el sueño lúcido por primera vez.

Asegúrate de llevar una dieta sana, sin alcohol ni nicotina y de hacer suficiente ejercicio. Porque esto asegurará un sueño sano y profundo, lo que facilitará el plan.

Cuando seas capaz de tener sueños lúcidos, créalos solo esporádicamente, ya que el descanso se puede ver afectado. La mayoría de tus sueños deberían ser como los de toda la vida, completamente inesperados y sorprendentes.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.