Masaje facial Kobido: El ‘exclusivo’ lifting japonés que relaja y rejuvenece

Kobido significa en la tradición oriental “antiguo camino de la belleza” o “palacio que guarda el aroma de la belleza”, dependiendo de cómo se escriba en Japones.

La historia dice que, por su sofisticación, delicadeza y asombroso efecto rejuvenecedor, el masaje facial Kobido, fue durante siglos una de las terapias favoritas de las emperatrices japonesas para mantener sus rostros jovenes, bellos y con su característica piel de porcelana.

En la actualidad, el masaje facial japonés se ha convertido en una técnica ideal para quienes buscan reducir los signos de la edad sin tener que someterse a técnicas invasivas o incluso al bisturí. 

¿Qué es el kobido?

El masaje kobido es una tecnica de rejuvenecimiento facial totalmente natural en la que únicamente se usan las manos, realizando manipulaciones suaves y profundas, que aportan belleza, salud y luminosidad al rostro frenando la aparición de arrugas, ya que aporta tersura y nutrición a la piel.

El masaje facial japonés Kobido consiste en la combinación de una serie de movimientos manuales de precisión, técnicas de masaje profundo y una serie de movimientos superficiales rápidos y lentos amasando con las yemas de los dedos, recorriendo todas las zonas de la cara, cuello y hasta el cráneo, permitiendo la estimulación de los músculos faciales, eliminando toxinas e impurezas, activando la circulación sanguínea y mejorando la oxigenación y nutrición de las células de la piel a la vez que se promueve la produccion de colágeno y elastina de manera natural.

El masaje facial japonés es un ritual intenso que consigue un efecto lifting inmediato además de relajar toda la musculatura de la cabeza y el cuello.

¿Cómo se hace un masaje facial kobido?

El masaje facial Japones normalmente se lo puede aplicar uno a si mismo conociendo los movimientos adecuados a realizar sobre el rostro, o, si se persigue una mayor efectividad, lo mejor es que recurrir a un profesional.

Un masaje Kobido completo, en un salón de belleza, dura aproximadamente 50 minutos y suele comenzar con una limpieza facial. A continuación, se realiza un masaje para activar los puntos de acupuntura específicos del rostro, para relajar la musculatura, drenar líquidos y activar la circulación. Después llega el masaje japonés, que combina diferentes etapas alternadas de masaje enérgico y suave, dirigidas a descontracturar, a restaurar volúmenes, a tensar las zonas donde hay flacidez y a elevar los pómulos. Para finalizar se aplica una mascarilla, según las necesidades de cada piel, ya que este masaje potencia el efecto de los tratamientos faciales. (Tip: Evita este tipo de masaje si la piel de tu rostro está irritada.)

Seguramente, en manos de un profesional el masaje Kobido sea mucho más efectivo, pero con unos 15 minutos al día y un poco de constancia podrás hacerlo tu misma en casa siguiendo nuestros 10 pasos para realizar un automasaje Kobido

Photo by Cheyenne Doig on Unsplash

Los beneficios del masaje kobido

Este masaje no es solo un tratamiento de belleza, sino que es un auténtico masaje que trabaja las capas profundas de la piel, la circulación y la musculatura del rostro mejorando nuestro bienestar y estado de ánimo desde el primer momento.

El masaje kobido cuenta con interesantes beneficios que te contamos a continuación:

  • Combate el estrés: Es un poderoso desestresante, relaja los músculos, libera tensiones.
  • Ayuda a disminuir dolores de cabeza y migrañas. 
  • Descarga la tensión facial, disminuyendo arrugas de expresión.
  • Mejora la circulación.
  • Ayuda a activar los músculos faciales.
  • Favorece el tránsito intestinal, ayuda contra el estreñimiento.
  • Reduce los efectos del bruxismo (dolor de mandíbulas)
  • Favorece la vista por el estímulo en las zonas cercanas a los ojos.

Aplicando este masaje de manera periódica notaremos cambios positivos en el tono e iluminación de nuestra piel y además nos ayudará a relajarnos. ¡Tienes que probarlo! Cuando una terapia de belleza se mantiene a lo largo de los siglos es, obviamente, porque funciona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *